La revolución

Tenemos que iniciar la revolución, pero será también una re-evolución
Evolucionar = transformar, cambiar, desarrollarse, progresar, crecer, maniobrar, moverse, avanzar.

Lo primero es reconocer que el sistema capitalista no tiene salida, por eso nadie tiene solución a la crisis y nadie sabe como combatir el desempleo. Cada vez habrá menos empresas, más parados y más miseria.

Solo hay una alternativa, la economía social, pero para aplicarla primero hay que evolucionar, es decir, transformarnos por dentro, cambiar nuestro modelo de sociedad hacia una sociedad más justa, desarrollar el sistema de economía social hasta conseguir el pleno empleo y la máxima satisfacción social, pero con libertad, no con imposiciones. Por ejemplo nadie puede prohibir los toros, porque forman parte de nuestra identidad nacional, más que los castillos de personas, eso es irrebatible y no admite discusión. Tampoco debemos ir por la vía de la prohibición, es un disparate prohibir fumar en los restaurantes que tienen sala para fumadores separadas del resto, no debemos de prohibir nada más que lo que sea imprescindible para nuestro progreso social, que cada uno elija, si va a los toros o si fuma, pero en ningún caso se prohíbe nada, porque no obligamos a nadie a ver los toros ni a fumar. Creo que ha quedado0 claro lo que quiero decir, la libertad de la persona sobre el estado es más importante que el propio estado, eso quiero decir.

Partiendo de ahí, tenemos que encontrar la manera de crear pleno empleo. ¿Cómo?, pues aquí es donde radica la inteligencia del país y de su sociedad. Si hay que volver a los telares de los años 90, volvemos, las empresas pasarán a ser unidades productivas, y crearán trabajo, tanto como para hacer que nadie esté en el paro. Y si hace falta provisionalmente creamos trabajos sociales, de modo que todo aquel que pueda trabajar trabaje para el beneficio de su comunidad.

Debemos progresar en nuestra sociedad consiguiendo el máximo desarrollo social y que todo el mundo trabaje, salvo pensionistas de jubilación o invalidez, tenemos que conseguir el máximo bienestar social, y para eso y con ese objetivo se organizará la sociedad.

Debemos crecer en el sentido de estado, lo que una vez se llamó el espíritu nacional, que es lo único que puede librarnos del Nuevo Orden Mundial, y para eso debemos salir de Europa, del euro, y aplicar el modelo de autarquía, no hay otra si queremos el bien de los españoles.

No podemos aplicar el modelo de Economía Social en Cataluña o en Galicia porque nadie creería en un banco de Cataluña ni en un banco de Galicia, los españoles solo creen en el Banco de España, y es el concepto de nación determinante para cambiar el sistema, solo la nación es la garantía del dinero que crea la nación, no sus partes.

Debemos transformarnos como ciudadanos completos con nuestra identidad nacional y nuestro orgullo de pertenecer a una nación, de ser compatriotas de algo muy grande, una nación que es la continuidad de nuestros antepasados y que debemos sentirnos orgullosos de ser diferentes de los demás, porque somos españoles, y eso debe ser motivo de orgullo, y cada uno orgulloso de su nación, porque ahora lo que el N.O.M. pretende es que seamos todos ciudadanos del mundo, de ahí la globalización y el caos económico que ahora sufrimos. Debemos volver al concepto de nación, y no al concepto de Europa unida. Nada tenemos en común con los rumanos ni con los ingleses, cada uno siente su nación a su manera, y esta es la clave, que seamos diferentes, no iguales.

Quien no lo vea así no podrá pedir la Economía Social, solo le quedará la sensación de pertenencia a alguna tribu urbana, sentirse homogeneizado con los demás, y que cada vez se parezca más a esos semi-humanos que salen en el Gran Hermano.

O cambiamos o seremos los esclavos del N.O.M, no hay otra alternativa.

Última actualización el Miércoles, 23 de Febrero de 2011 18:06